Vita

Cuidado con el síndrome de Procusto

Focos
avatar

Según la mitología griega, Procusto, hijo de Poseidón, acogía en su hogar a los viajeros con una gran hospitalidad, pero cuando se dormían los amordazaba, y si su tamaño sobrepasaba el de la cama, les cortaba la cabeza o los pies. Si no ocupaban la cama completa les rompía los huesos a golpes para estirarlos y que cupieran perfectamente. Los visitantes debían ajustarse siempre a las medidas de la cama de hierro.

Los que sufren el síndrome de Procusto son las personas que se quieren deshacer o menosprecian a los que son más brillantes que ellos, son inseguras, sienten que no tienen habilidades y quieren dañar a las que ven como su competencia, a las que destacan o creen que pueden hacerles sombra. No toleran a los que son mejor que ellos. Todos conocemos a compañeros de trabajo y personas que obstaculizan, humillan y coartan a los que destacan porque se convierten en una amenaza para ellos, pero no debemos permitirlo.

Todo terminó cuando Teseo le propuso a Procusto ver si cabía en su cama como él lo exigía y vio que tenía mayor tamaño, por lo que le dio el mismo castigo que les daba a sus invitados, cortándole la cabeza y matándolo.

Acerca del autor

avatar

Mariana Garcia Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa: #PreguntoComoOlsi, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar

Deja un comentario