Blogus Gitana emplumada

Hija de mi madre

IMG_8501
avatar
Escrito por Aline Ross

Mi mamá simplemente es un ser humano increíble, quiero honrarla escribiendo esto así que espero lograrlo y transmitir lo que significa para mí. Con el paso de los años me he dado cuenta de todo lo que de niña no veía; yo jugué, corrí, reí, aprendí, fui niña, niña de verdad y era una niña hiperactiva y muy latosa, y yo no sé cómo mi mamá podía conmigo y dos hijos más, quizá su juventud, su empeño, su amor por nosotros pero el punto es que yo tuve una infancia feliz. Luego fui creciendo y me volví más rebelde, siempre haciendo las cosas a mi manera y cómo no lo iba a hacer si así es ella. Siempre haciendo aquello en lo que cree y peleando por aquello que piensa que es justo… Hoy que soy mamá y que ella me sigue enseñando y tanto me apoya pienso, somos una tribu y sin mi madre no. Simplemente no, ella representa para mí a mi abuela, a las mujeres que le antecedieron y todo mi universo femenino.

Mi mamá no es cualquier mamá, mi mamá me ha enseñado cosas valiosísimas, como jamás depender de un hombre económicamente, pelear contra viento y marea por lo que deseo, trabajar, ser responsable y más, levantarme y no dejarme vencer, pero todo esto me lo ha enseñado con el ejemplo. Ella es una mujer hermosa, sensible, que siempre llenó mi vida de poesía y me dio así el don de la palabra, cuando me enseñó sus poemas quise escribir, cuando la vi declamar quise actuar, cuando la vi molerse la espalda estudiando y trabajando sin descanso en la prepa nocturna y luego la universidad y luego la maestría, quise llegar muy lejos en mi profesión, cuando la vi defender a las personas más necesitadas, me dio una vocación social, cuando veo la fantástica abuela que es me inspira para querer ser mejor mamá.
Ella y yo tenemos momentos especiales juntas, que nos han unido de forma única, muchos; cuando la operaron para sacarle un tumor del tamaño de un melón yo la vi salir del quirófano, cuando vio el periódico para ver si había quedado en la UAM yo estuve ahí y la abracé cuando lloró de emoción al ver que la habían aceptado, cuando nació Mat me enseñó a bañarlo y me volvió a bañar a mí pues con una cesárea no podía y cuando necesité su apoyo en el momento de mi divorcio me habló como mujer, tomó mi mano y me dio su apoyo incondicional. Todas cosas que jamás olvidaré.
Así que hoy te digo mami que te amo profundamente, que te admiro como a nadie y te honro cada día, y siempre serás mi más grande inspiración. Gracias por todo lo que me has enseñando siendo tú misma, gracias por estar ahí siempre, por sostenernos y ver por todos. Eres extraordinaria, amorosa, justa, siempre ayudando a la gente y propagando amor, sabiendo guiar.
Eres una luz y un faro para tantas personas que no puedo más que conmoverme de todo el amor que generas. Pero lo mejor de todo eso es que yo soy tu hija, y eso me hace una de las personas más afortunadas en el universo.

Acerca del autor

avatar

Aline Ross

Actriz y productora en mi compañía de teatro La Nave. Comunicóloga, consultora, Una investigadora del ser humano, mexicana con alma irlandesa y vasca, espíritu del norte.
Amo cantar, leer y el silencio, observar a la gente, coleccionar personajes que encuentro cuando viajo, la lluvia, el frío y las seis de la tarde. Las letras me llenan la cabeza todo el tiempo. Estas ideas que me dicen: “¡escribe!”.
Prefiero el teatro al cine, el arte contemporáneo al clásico, la ciudad a la playa, oír más que hablar. Siempre soñaré y pelearé por un mundo justo abierto e incluyente. Tengo miles de inspiraciones para hacerlo.

Deja un comentario