Blogus Gitana emplumada

Mi hijo no quiere nuggets

niño-comiendo 2
avatar
Escrito por Aline Ross

Seré honesta, cuando entro a algún restaurante y me ofrecen el menú infantil, siento que algo arde dentro de mí, lo veo y me dan arcadas. ¿Se han fijado que estos menús no tienen nada verde?, claro porque a los nenes nos les gustan las verduras, jamás se comerán el brócoli, y por supuesto ni para qué tratar, ahorrémonos todos la molestia de siquiera insinuarles que coman un poco de vegetales, total, como mamás la idea es que nos hagan todo más cómodo, para no “batallar” y pues ¿para qué preocuparnos por ese molesto tema de la alimentación? si ni siquiera influye en su desarrollo cerebral, en su capacidad de aprendizaje, en su desarrollo físico. Obviamente no es así, pero regresando al primer punto, no entiendo por qué cualquier mamá elegiría darle a su hijo algo del menú infantil, no es que mi hijo no coma de vez en cuando en alguna fiesta unas papas fritas pero en serio, lo digo directo, eso que ponen ahí no es ninguna comida. Vean lo que tienen esos menús: Nuggets… fritos… que están en el escalón más bajo en la escala de la comida indulgente, papas fritas, deditos de queso frito con más papas fritas y salsa de tomate artificial… o una hamburguesa… frita… sin el jitomate y la lechuga, no se vayan a espantar los niños… pfff. Es muy triste que esa sea la oferta alimenticia para cuando queremos llevar a los hijos a algún restaurante. Pareciera que el chef pensó, “le voy a quitar de encima a la mamá a su molesto hijo y le voy a dar esta comida estúpida para embobarlo un rato, así todos felices”. Quizá exagero…pero quizá no.

Por eso yo siempre le elijo algo del menú normal, Mat ni siquiera se fija en la manteleta de niños, come sopa o arroz, pollo asado, aguacate, espinacas, jitomate, pescado y hasta brócoli, sí, últimamente le encanta el brócoli. Eso come en casa y es común que eso pida cuando salimos. No es que sea prodigio o me haya salido “bueno”, tuvo sus momentos difíciles de cero verde pero no claudiqué, esa es la verdad, siempre tengo una buena fuente de ensaladas y sin obligarlo –porque sale peor – le fui presentando los vegetales. Fue un tema de perseverar, de que viera que yo me los como, de no darle opciones fáciles, de procurar que les encontrara el gusto. Y es así como nunca me pide Nuggets o pizza, si los viera igual les da una mordida, no están prohibidos pero no es algo que le parezca rico o que muera por comer.

La clave está en que vea que donde vive la comida es la misma para todos y no una para él y otra para los adultos, de esa forma cuando salimos piensa lo mismo y se come lo mismo. Honestamente es sencillo, no es necesario separar.

Creo que como mamás es nuestra responsabilidad ofrecer cosas saludables y enseñar buenos hábitos a los niños, ellos y sus cuerpos dependen de lo que les presentemos, elijamos bien y evitemos lo cómodo, el mercado está lleno de todas estas comodidades para que ahora que somos muuuuy ocupadas no hagamos caso de lo que es relevante pero son solo trampas de consumo, no caigamos.

 

Acerca del autor

avatar

Aline Ross

Actriz y productora en mi compañía de teatro La Nave. Comunicóloga, consultora, Una investigadora del ser humano, mexicana con alma irlandesa y vasca, espíritu del norte.
Amo cantar, leer y el silencio, observar a la gente, coleccionar personajes que encuentro cuando viajo, la lluvia, el frío y las seis de la tarde. Las letras me llenan la cabeza todo el tiempo. Estas ideas que me dicen: “¡escribe!”.
Prefiero el teatro al cine, el arte contemporáneo al clásico, la ciudad a la playa, oír más que hablar. Siempre soñaré y pelearé por un mundo justo abierto e incluyente. Tengo miles de inspiraciones para hacerlo.

1 Comentario

  • Nosotros de vez en cuando lo dejamos elegir macarrones con queso, pero es todo. Generalmente pide caldo tlalpeño que le sugerimos, le gusta, lo disfruta y es preferible a solo pasta o nuguets sin variedad. Hamburguesa no come, tampoco carne roja ni de chiste, así que a lo mas que llegamos son taquitos de pollo pero prefiere el tlalpeño. Tienes toda la razón, los menús de niños son espantoso y solo promueven la obesidad.

Deja un comentario